Estado Islámico expande su huella

Los asaltos realizados por el estado Islámico a un museo en Tunisia (18 de marzo) y a dos mezquitas de la capital de Yemen (20 de marzo) ponen de manifiesto el peligro que el movimiento jihadista Sunni implica para la estabilidad de los gobiernos en cuestión. 
Yemen acaba de sobrevivir a un golpe que puso a los musulmanes Shiítas en el poder. En Tunez, es una nueva democracia emergente en el despertar de la primavera Árabe. Para el director de Open Doors en USA, David Curry: “No parece parar ahí. Creo que veremos más eventos como este porque existen grandes poblaciones de gente que necesitan recursos; ellos no tienen trabajo. Al estado Islámico se le ha permitido crecer y prosperar porque tienen el dinero para pagarle a la gente para que se radicalice.”
La huella expansiva del terror del estado Islámico desenmascara algunos análisis que aseguran que es un movimiento regional.
“Existen personas que han tratado de postular que el estado Islámico ha sido ‘contenido’ en cierta área del norte de Irak y Siria, pero está claro desde los últimos atentados en Tunisia -y antes de eso en Libia- que esta ideología y su sistema se está expandiendo.”
Curry asegura que las células del estado Islámico también han sido registradas como activas en Paquistán, Indonesia, Malasia, Bangladesh, Filipinas, Nigeria y Egipto. “Lo que están haciendo es esencialmente adoptar cualquier tipo de extremismo en los países de origen. Se puede apreciar la metástasis a un ritmo acelerado; de hecho, es lo que está pasando.”
El mensaje del estado Islámico es el siguiente: conviértanse, paga o muere. Esto no ha cambiado desde que barrieron partes del norte de Irak cuando empezó a gobernar el terror el verano pasado. Curry comparte lo esencial del asunto: “En verdad creo que veremos un crecimiento en la persecución como jamás lo hemos visto en el pasado. Creo que esto presagia una guerra espiritual.”
Con cada historia de persecución en aumento, hay historias de personas soñando y teniendo visiones sobre Cristo. A esto se le llama la paradoja de la persecución. “El evangelio está creciendo. Más personas están viniendo a aceptar a Jesús como su Salvador, pero también están siendo forzados a abandonar sus hogares en el Medio Oriente.”
Los cristianos están convirtiéndose en blanco para algunos grupos como el estado Islámico para extinguirlos. Sin embargo, una protesta mundial aún no se ha escuchado. Hasta entonces, Curry asegura “necesitamos orar por ellos. Tenemos que motivarlos; a veces motivarlos para que se mantengan firmes ante la persecución. Otras veces, esperemos que tengan la oportunidad de escapar, pero no siempre es el caso.”
Share on Google Plus

Acerca de Nexus Stereo