Iglesia surcoreana celebra 35 años de realizar servicios de madrugada

15 de mayo de 2015 - En Seúl, capital de Corea del Sur, miembros de la Iglesia Myungsung se levantan muy temprano cada día para orar. Lo han estado haciendo por 35 años. ¿Los resultados? Se ha convertido en una de las iglesias más grandes del mundo. Ellos creen que esas oraciones ayudarán a traer libertad a sus vecinos del norte.

En la madrugada en Seúl, Corea del Sur... Miles de personas salen de una iglesia local, pasando junto a otras miles que esperan en el frío y la oscuridad para entrar.
Cuando dan la señal, empiezan a entrar. Algunos deseosos de no llegar tarde, corren por la calle y llegan a tiempo para alabar a Dios con todo su ser...
El servicio de oración de las 6 a.m., en la Iglesia Myungsung, es el segundo de cuatro servicios en la madrugada que la iglesia realiza diariamente.
Los cristianos no pueden vivir sin fe y oración, ni por un momento. Creo que la Mañana de Oración es una bendición de Dios para nosotros. Por eso, es que asisto gozoso a la reunión, aunque la iglesia esté lejos y tarde mucho”, dice Seon-Gyoo Kim, un feligrés.
Hoy es una reunión especial... La iglesia conmemora 35 años de realizar servicios de oración en la madrugada.
Líderes de iglesias alrededor del mundo están aquí para una celebración durante toda la semana.
El reverendo Samhwan Kim inició esta iglesia en 1980. Desde entonces, ha crecido a más de 120 mil miembros. Él atribuye este éxito a la oración y al compromiso inquebrantable a las históricas verdades cristianas.
“El poder de la iglesia proviene del Evangelio de la Biblia y de la tradición que heredamos de los antepasados. Si conservamos esos valores, el mundo nos seguirá y podremos encaminar a esta generación”, indicó el pastor Samhwan Kim, de la Iglesia Myungsung.
Hoy, el pastor Kim con más de 70 años dirige dos de los cultos en la madrugada.
Myungsung es la iglesia presbiteriana más grande del mundo. Ha plantado 24 iglesias y apoya a más de 500 misioneros en 63 países.
La iglesia también apoya un hogar para niños, un hospital y otros ministerios humanitarios.
El pastor Kim dice que la oración es lo que ha hecho posible todo este ministerio… y él y su iglesia creen que si se lo piden, Dios hará lo mismo por sus hermanos en Corea del Norte.
“Corea del Norte está en desesperación, pero al mismo tiempo, está esperanzado en Cristo. Isaías 9 dice: 'El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos'. Creo que el Evangelio debe ir a ellos. Necesitamos la oración para salvar a Corea del Norte… Dios trabajará en ellos a través de nuestra oración. Él debe liberar la tierra y hacer el milagro de abrir camino en el desierto para unificar el Norte y el Sur", asevera el pastor Samhwan Kim, de la Iglesia Myungsung.
Corea del Norte y del Sur han estado separados durante 65 años.
Desde que se firmó el armisticio, Corea del Sur se ha convertido en un estado moderno con auge económico.
Corea del Norte es una de las naciones más aisladas del mundo, gobernada por una familia dictatorial que reprime a las personas y amenaza al mundo con un holocausto nuclear.
En la frontera del Norte y del Sur, las personas llegan a ver el reino ermitaño y dejan mensajes a sus familias que están al otro lado.
“‘Queridos Mamá y Papá, por favor manténganse en paz en el cielo. Su hijo, Gwangcheol estuvo aquí’. También, hay varios mensajes que dicen: 'Espero que Corea del Sur y del Norte se vuelvan a reunir lo más pronto posible’”, dijo una mujer en la frontera del Norte y del Sur.
En la Iglesia Myungsung, las personas oran apasionadamente por una reunificación.
Entre ellos está un grupo de refugiados norcoreanos que ahora vive en el Sur. A pesar de estar libres, es duro escapar del control de un régimen totalitario al otro lado de la frontera.
“En realidad los desertores de Corea del Norte tienen un trauma por el régimen de su país. A menudo tenemos pesadillas de ser llevados al Norte. Cada vez cuando me despierto en la mañana siento libertad, pero me duele pensar en mi familia que sigue viviendo en peligro y sin libertad”, relató WonjoonSung, quien escapó de Corea del Norte.
Estos refugiados llegaron a Cristo después de escapar del Norte, pero ellos vieron de primera mano la persecución de los cristianos por parte del gobierno.
“En el Norte los cristianos eran seleccionados para torturarlos. Se distinguían por sus rodillas, porque se habían hincado para orar. Los cristianos los llevaban a otro lado, como a campos de concentración”, comentó HyejinLim, quien escapó de Corea del Norte.
Aún, la iglesia en Corea del Norte sigue en crecimiento. Esto se debe a que algunos norcoreanos que visitan China son convertidos al cristianismo por misioneros en la frontera. A pesar del riesgo de cárcel o muerte, algunos regresan a predicar el evangelio.
“Después que regresan, evangelizan a otros uno a uno en el sótano y luego, estos también convierten a sus familias o amigos. De esta manera, el Evangelio está siendo difundido en secreto. Si esto se conoce, toda la familia sería asesinada, entonces las iglesias se reúnen en un sótano de forma secreta, pero activa”, dijo Yunsun Lee, quien escapó de Corea del Norte.
Mientras tanto, quienes han encontrado un refugio en el sur, claman por sus familias del Norte.
“Realmente oro a Dios para que lleve su Evangelio al Norte, para que las personas allí puedan vivir decentemente, disfrutando de su libertad”, dijo WonjoonSung, quien escapó de Corea del Norte.
Convencidos de que estas fervientes oraciones serán de gran beneficio para muchos norcoreanos.
Fuente: www.MundoCristiano.tv
Share on Google Plus

Acerca de Nexus Stereo