Costa Rica: Educación sexual: ¿Cuestión de familia o Gobierno?

¿Conoce usted cuál es la enseñanza que están recibiendo sus hijos en sus escuelas y colegios? En Costa Rica, un plan de estudios está generando preocupación entre la comunidad de fe debido a su contenido en materia de educación sexual.
El Ministerio de Educación de Costa Rica implementa el programa de “Educación para la Afectividad y Sexualidad Integral” dirigido a estudiantes de secundaria. Este plan es aplicado desde 2013.
El plan de estudio contiene siete ejes temáticos: Relaciones Interpersonales; Cultura, Poder y Responsabilidad; Placer como Fuente de Bienestar; Género; Identidad Psicosexual; Salud Reproductiva; y Derechos Humanos.
A pesar de que el asesor del Ministerio de Educación, Nelson Campos, dijo a Mundo Cristiano que el programa no busca influir en las creencias de los jóvenes. Luego, comentó lo siguiente...
“La educación es un proceso por el cual vamos a transformar, conservar o cambiar una ideología. En este caso el sistema educativo lo que busca a través de sus programas de estudio es brindar la información a los ciudadanos y ciudadanas de manera que puedan contrastar y hacer un proceso de reflexión sobre sus creencias, sobre sus ideas iniciales, que tienen sobre diferentes situaciones y cómo esa información les va a permitir conservar sus ideas, transformarlas o replantearlas”.
Fuente: elColombiano
Sin embargo, el plan de estudios genera preocupación a lo interno de la Alianza Evangélica Costarricense.
El programa indica en la página 38 que el cuarto eje temático – género – comprende tres aspectos básicos: el primero es la atribución del género, referido a lo imaginario y simbólico de lo que significa ser hombre o mujer. El segundo, la identidad de género, abarca el grado en que cada persona se identifica como masculina o femenina. Y el rol del género.
Estos aspectos son vistos, por los líderes evangélicos, como un adoctrinamiento en pro de la diversidad sexual.
“Son conceptos muy bien disfrazados. Y de una u otra manera lo vemos, sí, como un adoctrinamiento sumamente grave”, indica Rigoberto Vega, de la Alianza Evangélica Costarricense.
Para Sixto Porras, director de Enfoque a la Familia para Latinoamérica, la educación sexual es importante, siempre y cuando no incentive una ideología de género.
“El hecho de que el Ministerio de Educación en Costa Rica y en muchos países de América Latina, esté impulsando una educación de tolerancia respecto a la diversidad sexual es algo saludable, siempre y cuando no sea el impulso de una orientación sexual. Porque nosotros tenemos que aprender a ser tolerantes con las personas a partir de sus características personales”, comenta Porras.
Él también asegura que este programa debe despertar a la Iglesia, pues es un tema que los padres y las congregaciones no pueden delegar al sistema educativo.
“Esto que está haciendo el Ministerio de Educación, lo que tiene que hacer es activar la Iglesia y activar a la familia para ser más proactivos en la enseñanza que estamos dando a nuestros jóvenes”, precisa Porras.
Para el pastor Ricardo Salazar, el padre y la madre deben ser los grandes forjadores de la educación sexual, al igual que la Iglesia. Él asegura que debe haber una responsabilidad profética, social y pastoral.
“La primera, la llamaría la responsabilidad profética. Que no es otra cosa que establecer y plantear los conceptos de Dios en el corazón de nuestros niños. Eso no se hace solo con palabra, se hace con modelo. De allí, una gran debilidad que hemos tenido”, expresa Salazar.
Por su parte, Rigoberto Vega, vocero de la Alianza Evangélica dice que la organización está brindando capacitaciones a pastores para que sepan cómo atender estos temas.
“El pastor ahora tiene una realidad delante de sí, que la debe abordar. Y la Iglesia como comunidad sanadora tiene que ponerle atención a esta temática”, comenta Vega.
De acuerdo con Porras, un paso importante para la Iglesia está en aprender a distinguir entre una mentalidad homofóbica, que cae en un rechazo a una persona por su orientación sexual; y tener la convicción de que esta práctica es pecado. Por lo que este tema debe dejar de ser manejado como un tabú.
“Todos los padres debemos perder el miedo de hablar del tema de sexualidad. ¿Qué les digo cuando pregunten? Respuestas sencillas. Hay que acompañarlos, hay que hablar, hay que leer lo que ellos están aprendiendo. Vea los cursos que están llevando sobre el tema. Haga diálogos inteligentes, creativos con ellos. Eso es hablar de sexualidad”, comenta Porras.
Porras asegura que esto es importante pues el gobierno y la educación ponen de por medio a los hijos.
“En el pasado el centro educativo, el Gobierno, la Iglesia y la familia estaban unidos en una misma dirección. Hoy tenemos un gran problema, la familia y la Iglesia van en una dirección, pero el centro educativo y las políticas de gobierno van en otra dirección. Pone en medio a nuestros niños y nuestros jóvenes”, dice.
El experto en temas familiares recalca que la educación curricular no debe equivaler a una dogmatización. Es por eso, que Enfoque a la Familia pone a disposición de las iglesias y personas, dos programas sobre educación sexual. El primero de ellos se llama “sin excusas”, que va en función de la construcción de un proyecto de vida. Y el programa “la verdad”.
“Es importante que nuestros jóvenes se levanten como héroes valientes. Que puedan levantarse como un modelo”, comenta Porras.
De acuerdo con el representante del gobierno costarricense, el programa de Educación para la afectividad y educación sexual no incluye una evaluación por parte de los docentes. A pesar de que su enseñanza es obligatoria.
“No se evalúan pruebas escritas, porque lo que no nos interesa es que el estudiante nos diga de memoria cuál es definición de igualdad de género, nos interesa que la viva. Entonces es más una evaluación formativa que sumativa”, indica Campos.
Porras dice que la mejor manera de que los hijos reciban una adecuada educación sexual está en propiciar un ambiente familiar idóneo.
“La construcción de una orientación sexual es algo que viene como una combinación del ambiente donde ellos están creciendo. Nosotros tenemos que examinar constantemente cómo estamos educando a nuestros hijos. Esto les va a ayudar a ellos verse a ellos sanamente y correctamente. Esto es lo que les permite interpretarse niño y niña”, asevera Porras.
Está por verse los efectos que el plan de estudios tendrá en la sexualidad de los jóvenes costarricenses y el papel que jugarán en esto la Iglesia y la familia.
Fuente: https://www.cbn.com/mundocristiano/Latinoamerica/2016/September/Educacion-sexual-Cuestion-de-familia-o-Gobierno-/
Share on Google Plus

Acerca de Nexus Stereo