Sudán de Sur: Una familia arriesga su vida para reconstruir a Sudán del Sur

Hace cinco años, Sudán del Sur se convirtió en el país más nuevo. Desde entonces, 50 mil personas han muerto y más de 2 millones han sido desplazadas por la violencia étnica. Ahora, una familia estadounidense se arriesga en reconstruir la nación, una familia y una aldea a la vez. 
Fuente: eldiario.es
William Levi tenía 18 años cuando musulmanes radicales le confrontaron sobre su fe.
“Me pidieron negar mi Cristianismo y ser musulmán, tomar las armas y destruir aldeas como esta. Dije: ¡No! Mahoma no murió por mí, ¡Jesús sí!”, dice William.
Fue a prisión y fue torturado… pero nunca perdió la esperanza.
“…porque Dios estaba conmigo”, indica Levi.
Tal como los refugiados dejan el Medio Oriente… Levi dejó su hogar en 1985, para encontrar asilo y una nueva vida en Estados Unidos.
Pero, su escape de manos de la yihad fue solo el comienzo de una odisea que eventualmente le trajo a él, a su esposa estadounidense e hijos de regreso a este país.
“El día de nuestra boda, ella leyó una frase y dijo: ‘adonde tú vayas, iré yo, y donde tú mueras, moriré’”, precisa Levi.
Eso fue hace 14 años. Desde entonces… todo es una aventura.
“Actualmente vivimos básicamente en medio de la espesura de la maleza”, comenta Nechemyah Levi, de 12 años de edad.
“Sentimos que siempre somos empujados a la selva”, dice Hannah Levi.
…Con seis hijos…
“¡Incluso ahora es como estar en medio de una la guerra!”, dice Abijah Levi, 13 años de edad.
… Y lejos de Estados Unidos…
“¡Este es un país fértil y en vías de desarrollo, con solo cinco años de existir!”, indica Nechemyah.
…El nuevo hogar de los Levi, lejos de casa… es una parcela de tierra en una remota villa de Sudán del Sur.
Yerushah Levi, de 5 años de edad, dice que decidió ir allí “para ayudar a mis padres”.
Y añade que sus padres “vinieron aquí para ayudar a la gente enferma”.
Entre la educación de sus hijos y su crianza, esta familia dirige Operación Nehemías, un grupo cristiano que ayuda a Sudán del Sur a reconstruirse después de la guerra.
“Estamos aquí porque creemos que Cristo es digno de ser adorado por Sudán del Sur”, comenta Hannah.
De lo primero que hicieron al llegar a este lugar, fue iniciar una iglesia.
Eso sí, no había un alma en al menos en un radio de unas 5 a 10 millas. De hecho, esta área estaba llena de maleza. Pero, ahora, más de diez mil personas se han mudado a la comunidad y muchos escuchan el evangelio por primera vez.
El hermano mayor de los Levi es el pastor.
“Antes de establecer la congregación había mucho odio y pleitos entre tribus étnicas. Las personas no conocían a Dios o la importancia de perdonarse unos a otros”, expresa el pastor Michael Levi, de la Congregación mesiánica Nile Beth Israel.
Operación Nehemías también administra una fábrica de ladrillos, iniciativas en agricultura y otros proyectos, todo como parte de los esfuerzos para reconstruir la economía loca y empoderar a los residentes cansados de la guerra.
“Como dice la Biblia: ‘Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma’, entonces la gente busca sostenerse sola”, dice Levi.
La meta de Levi es reconstruir a Sudán del Sur, una familia y una aldea a la vez. Pero, necesita que otros que huyeron de la guerra, como él lo hizo años atrás, regresen a ayudar.
Timothy y su familia estaban entre quienes respondieron al llamado. Después de años en el exilio, regresó.
“La libertad que tienen los ciudadanos de la República de Sudán del Sur es del mundo y ahora, necesitamos una libertad espiritual, una libertad que viene de Cristo”, precisa Timothy.
Operación Nehemías da agua potable a decenas de miles de aldeanos y maneja una clínica médica.
Y en 2003, iniciaron la primera emisora de radio en la zona, alcanzando radioescuchas con música cristiana y mensajes de reconciliación.
Para darle una idea de la magnitud de los retos que enfrenta la familia Levi, deben cruzar un camino de tierra para llegar a su hogar. Ellos han construido literalmente su casa en medio de los matorrales.
Llegar allí involucra un viaje arriesgado… es una pequeña casa a los pies de la montaña.
En medio de la escuela, las tareas, estudios bíblicos y actividades de la iglesia... La familia cultiva 200 acres de tierra con todo tipo de frutas y vegetales.
Ellos ven la granja como un prototipo que proveerá a las familias soluciones a largo plazo ante las inseguridades alimenticias del país.
Levi admite que las noticias sobre Sudán del Sur son sombrías.
Hay áreas que enfrentan condiciones de hambruna. Más de un millón de personas han huido a países vecinos. Y la violencia existente amenaza con destruir esta joven nación.
Pero, los Levi no se detendrán.
“Sudán del Sur no es una causa perdida. Hay gran oportunidad para que el evangelio prevalezca y sea de influencia”, indica Hanna.
“…y luego, eso significará una iglesia fuerte. Cuando tengamos una iglesia fuerte, la comunidad alrededor será fuerte y, por ende, tendremos un país fuerte”, concluye William.
Fuente: http://www.cbn.com/mundocristiano/elmundo/2016/October/Una-familia-arriesga-su-vida-para-reconstruir-a-Sudan-del-Sur/
Share on Google Plus

Acerca de Nexus Stereo